Un año después del incendio de la catedral de Nuestra Señora de París, Ubisoft lanzó una experiencia gratuita de Realidad Virtual que nos permite recorrer el histórico monumento en el siglo XVIII. | Por Gabriel Santillán (@ProfesorRolfi)

Muchas desarrolladoras han usado a la historia real como eje de sus videojuegos. La lista es larga, Battlefield, Call of Duty y Age of Empire son algunos de los más conocidos dentro de esta. Sin embargo, hay una franquicia que es ampliamente conocida y que tienen más entregas que las del mismísimo Super Mario. Esa franquicia esAssassin´s Creed.El juego de acción en tercera persona desarrollado por Ubisoft ha sabido transcurrir en diversas ubicaciones y momentos importantes de la historia, algunos ejemplos de estos son Assassin´s Creed: Black Flag, que sucede en El Caribe en siglo XVIII, o más conocida como “la edad de oro de la piratería”; Assassin´s Creed: Origins ambientado en el año 49 a.C. en el Antiguo Egipto; y el próximo Assassin ‘s Creed: Valhalla que tendrá lugar en el siglo IX, en plena guerra entre ingleses y vikingos. Y si bien Ubisoft se toma ciertas libertades a la hora de representar las distintas eras para favorecer el diseño del juego y al gameplay, las referencias históricas y el apartado estético están ahí, listos para hacernos sentir parte de una época que nos es ajena.

El 15 de abril de 2019 recibimos la impactante noticia de que la catedral de Notre-Dame estaba en llamas. Un lugar tan importante a nivel histórico y cultural que cientos de personas a lo largo y ancho del mundo realizaron donaciones con el fin de restaurar a la joya arquitectónica que el incendio había maltrecho. Ubisoft, por su parte, realizó una donación de medio millón de euros y puso a disposición los archivos con los que había logrado representar a la catedral de Nuestra Señora de París en Assassin’s Creed: Unity, haciendo de ésta una obra maestra que desentonaba dentro de un juego plagado de bugs. Sobre el esfuerzo que demandó trasladar la catedral al juego, Melanie de Riberolles, quien es Directora del área de New Business de Ubisoft, afirmó: “La reconstrucción es el resultado de más de mil millones de puntos para su digitalización y más de 5 mil horas de trabajo gráfico detallado, guiado por historiadores y creado para el videojuego Assassin´s Creed: Unity”

Luego de más de un año desde el incendio, y el monumento histórico aún en construcción, Ubisoft abrió al mundo una experiencia llamada Notre-Dame de París: Journey Back in Time, la cual había sido presentada en Heritage Days 2019 en la sede de la UNESCO. Esta permite hacer un recorrido digital y gratuito por la catedral de Notre-Dame, dándole la posibilidad a gamers, aficionados a la historia y a simples deseosos de conocimiento, de poder disfrutar de la visita de uno de los lugares más atractivos de la ciudad parisina, a través de la Realidad Virtual.

Si bien los recorridos digitales a lugares históricos no son algo nuevo -incluso las famosas Encartas traían consigo este tipo de contenido- Notre-Dame de París: Journey Back in Time proporciona al usuario una experiencia tan pulida como inmersiva. “Adaptamos el modelo para Realidad Virtual, simplificando la tridimensionalidad y optimizando las texturas”, menciona Melanie de Riberolles en el comunicado con el que Ubisoft anunció el lanzamiento del producto. No conformes con esto, también se trabajó en el agregado de efectos lumínicos, sonoros, efectos especiales y personajes animados, lo que brinda una experiencia distinta a la vivida en Assassin’s Creed. Porque más allá del agregado técnico y de lo que implica interactuar con la Realidad Virtual a diferencia de hacerlo con un juego “tradicional”, Notre-Dame de París: Journey Back in Time permite el acceso a la catedral en su completitud, algo que en el juego de Ubisoft era bastante limitado. Además, el añadido sonoro del órgano interpretado por Johann Sebastian Bach nos sumerge aún más en el bullicioso Notre-Dame del siglo XVIII. Finalizando la experiencia, nos permite subirnos a un globo aerostático para hacer un tour por los arcos de la catedral de Nuestra Señora de París, dándonos una vista periférica del monumento y sus alrededores.

Y es así como la industria del gaming demuestra, una vez más, que los videojuegos no son solamente “jueguitos” (como muchas veces escuchamos que se los llama de manera despectiva), sino que son herramientas con múltiples usos. En este caso, pone al alcance de aquellos que posean una PC de gama media y un dispositivo de Realidad Virtual una experiencia inmersiva que desborda de conocimiento. Logrando así hacernos sentir turistas en la representación digital del monumento histórico, algo que la pandemia y la restauración del edificio nos impide.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *